viernes, 7 de junio de 2013

Violencia

Corría el año 1371, los habitantes de Paredes de Navas se levantaron contra su “señor” Felipe de Castro, señor aragonés casado con una hermana de Enrique Trastámara, señor exigente con sus vasallos, que cometía abusos  muy grandes. Los habitantes habían aguantado, pero llegó un día que las peticiones de su señor se hicieron insoportables, el dolor, la rabia y la impotencia les dieron las fuerzas de las que hasta el momento habían carecido y se negaron a  concederle lo que pedía.  Felipe de Castro entró en la ciudad para escarmentar a la población que osaba negarle sus peticiones. Los vecinos no se arredraron y con lo que tenían a mano salieron a su encuentro, y lo asesinaron. No fue más que un hecho glorioso porque el hecho provocó la reacción más violenta por parte de la nobleza. Un noble con sus mesnadas, Pedro Velasco mató a mucho de los habitantes de Paredes, destruyó casas, hemos de imaginar, el miedo, el sufrimiento, y el desamparo que se vivían en estas situaciones.
La peste había incrementado la violencia, el miedo al superior y la realidad que se ofrecía a los ojos de los que lograban sobrevivir  fue contemplar como crecían los despoblados por la muerte y por la huida. La historia ha demostrado que cuando se produce una situación como la descrita de muerte, hambre y violencia, esto trae aparejado una gran crisis social. 

1 comentario:

  1. los cuatro jinetes del Apocalipsis, les gusta cabalgar juntos

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre amplían conocimientos. Muchas gracias.